sábado, 22 de septiembre de 2012

PESCAR COMO ANTAÑO. ASI LO HACIAN NUESTROS ABUELOS. (3)

      
         Entonces, se utilizaba un sedal bastante resistente entre 4 y 6 kilos, ya que no se tenían otros materiales más ligeros o no estaban al alcance de la mayoría de los pescadores.


     
     Las boyas o flotadores, solían ser de varios tipos, por citar algunos de ellos se utilizaban las boyas o flotadores clásicos (tipo peonza de color rojo) las plumas de aves, (generalmente de cigüeñas y gallinas, casi todas elaboradas artesanalmente) algunos pescadores, utilizaban un tubo pequeño de plástico del tamaño de un rotulador grueso por el que se introducía el sedal y se fijaba con dos taponcitos de corcho al hilo para que no se soltara, de esta forma una vez apretado los taponcitos se podía subir o bajar la boya por el sedal para calcular la profundidad de una forma sencilla y eficiente.



                                      Boyas de Plumas de cigüeña elaboradas de forma artesanal. 
                                      Estas o parecidas eran las que más se utilizaban. 





        El sistema que más se usaba era el aparejo tradicional con dos anzuelos, uno en el fondo y el otro al aire (es decir cerca del fondo pero sin tocarlo), también se usaba un anzuelo a fondo, pero este tipo de bajo de línea se utilizaba con poca frecuencia, pues la mayoría de los pescadores se inclinaban por el aparejo tradicional.


   El anzuelo que más se utilizaba era el denominado pico de loro, comprendido entre el número 9 y el 12 y los cebos por excelencia eran la lombriz de tierra y la masilla. Todo el aparejo se elaboraba de forma artesanal.
     Algunos pescadores también pescaban la tenca a fondo sin boya, utilizando el aparejo tradicional.
   Este pequeño recorrido en el tiempo, despierta un poco aquellos primeros años de mi inicio, recordando lo que se utilizaba para pescar la tenca en aquella época, que incluso llego a ser un aporte económico para algunas familias de muchos pueblos de nuestra comunidad.
   Hoy en día, el cultivo de esta especie para el consumo humano (salvo el consumo propio del pescador) repoblación y explotación está legalmente controlado.



6 comentarios:

  1. La necesidad y el ingenio despertaba la imaginación y hacía que en aquellos años se pescara con elementos rudimentarios pero igualmente eficaces que los de ahora.
    Un saludo compañero!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, la necesidad siempre agudiza el ingenio.Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buen blog y muy clarito.
    Saludos
    David
    www.romanillosamosca.com

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada...enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, me alegro que te guste.

    ResponderEliminar